Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Jul 2021 - Edición 253

Lecciones del mundo TP en pandemia

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Los aprendizajes que no debemos perder

Educar en Familia

Por: Ximena Greene

Así se llama la columna escrita por la psicóloga argentina Maritchu Seitún, quien hace un llamado frente al inminente retorno a las clases, a reordenar las rutinas de los niños, pero también a no olvidar las grandes cosas que nos enseñó la pandemia.

Con las escuelas y oficinas cerradas debido a la pandemia del Coronavirus, muchos de nosotros nos encontramos durante buena parte de 2020 lidiando con una nueva y estresante situación familiar. Además de tener que trabajar desde casa y administrar el hogar, tuvimos que mantener a nuestros hijos al día con su trabajo escolar virtual, todo mientras soportábamos las restricciones del distanciamiento social e incluso sin poder contar con nuestra red de apoyo, familiares y amigos.

Frente a este escenario, el 2021 viene lleno de esperanza, pero también de incertidumbre. “En el ámbito escolar, aún sin muchas certezas todavía sobre cómo serán las clases presenciales, preparamos con ganas las mochilas, los uniformes, los delantales, compramos los útiles y contratamos el transporte para que puedan ir y volver del colegio. Pero también nos preparamos mentalmente (y de paso les hacemos un chequeo técnico) para que el computador y el tablet vuelvan a ser nuestros grandes aliados cuando los chicos tengan que trabajar online, lo que probablemente sucederá algunos días por semana”, escribe en su columna de febrero en la revista argentina Sophia, la psicóloga Maritchu Seitún, psicóloga infantil y orientadora de padres, autora de numerosos libros. 

¿Cómo manejamos, entonces este tiempo de incertidumbre?, se pregunta la experta. Aquí les dejamos su lista de consejos:

  1. No caigamos en falsas promesas:

Como padres en este momento, es fácil sentir que tenemos tantos roles que cumplir que posiblemente no podamos desempeñar ninguno de ellos bien. Pero es importante recordar que se trata de una situación única, una emergencia sanitaria mundial que ninguno de nosotros ha tenido que enfrentar antes.

Si nuestros hijos tienen preguntas sobre la pandemia, la honestidad es siempre la mejor política. Para Seitún es importante que no nos apuremos a hacer promesas o declaraciones que quizás no podamos cumplir. En vez utilicemos el “es probable”, “quizás” o “en unos días nos van a decir”, que son opciones más confiables para no ilusionarnos. 

  1. Volvamos a las rutinas:

A medida que se reajusta a la nueva normalidad, es posible que debamos establecer nuevos horarios diarios para nuestros hijos. Las rutinas les dan a los niños una sensación de normalidad durante un tiempo que de otro modo sería incierto. La psicóloga señala: “Haga un esquema general que crea que puede mantener la mayoría de los días y que deje espacio para la flexibilidad y el tiempo de ocio. Si es posible, intente designar un espacio de trabajo para cada miembro de la familia”.

  1. Designemos un tiempo especial para cada hijo:

Si los niños aún no vuelven a clases en jornada completa y están en la casa juntos todo el tiempo, es importante tener un tiempo a solas con cada uno. Esa es una excelente manera de forjar un vínculo más estrecho, lo mismo que hacer que los elijan una actividad en la que participen sus papás.

  1. Hagamos el último esfuerzo: 

Si bien el Coronavirus no se va a ir de nuestras vidas y las medidas restrictivas tampoco lo harán durante este año, la vuelta a clases presencial, semipresencial o virtual es una oportunidad para reordenarnos y darles una muestra de “normalidad” a los niños. Sin embargo, como escribe Maritchu Seitún, la modalidad mixta va a llevar un esfuerzo extra a los padres de tiempo y organización. “Seguramente los niños no vayan a colegio en jornada completa, ni tampoco todos los días, ni entren ni salgan todos en el mismo horario. Pero va a valer la pena cada minuto de ese esfuerzo”, enfatiza la psicóloga.

  1. Aprendamos de esta experiencia:

La pandemia nos permitió ver en primera fila todo lo que nos perdíamos del crecimiento de nuestros hijos al salir temprano de la casa y volver en la tarde después del trabajo. Un verdadero regalo. “¡Ojalá no lo olvidemos!”, escribe Seitún. Y agrega, “recordarlo nos permitirá (dentro de lo posible) hacer pequeños ajustes en nuestros días laborales para poder seguir acompañando a nuestros hijos”. Pero también hace un llamado a aprender de la experiencia y a no volver a las mismas prácticas que teníamos en los años previos a la pandemia. “No nos llenemos nosotros ni carguemos en los niños tantas actividades extras como teníamos en 2019. Aprendamos de esta experiencia y atesoremos los ratos de no hacer nada, que son maravillosos para despertar la imaginación y la creatividad y para promover las relaciones y la buena comunicación”, concluye.

Para leer la columna completa pincha acá:

https://www.sophiaonline.com.ar/columnistas/la-vuelta-a-clases-y-los-aprendizajes-que-nos-dejo-la-pandemia/

 

 

 

 

 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.