Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Ago 2020 - Edición 243

El arte, la música... la cultura transforman vidas

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Ideas para pasarlo bien juntos

Educar en Familia

Por: María Ester Roblero

¿Cómo lograr que esta pandemia no sea recordada por niños y adolescentes como un tiempo lleno de malos recuerdos, aislamiento y encierro? Tal vez es la oportunidad para que aprendan ciertos entretenidos “saberes”, que les quedarán para toda la vida: como hacer pan, conservas, una pequeña huerta… Actividades extracurriculares, pero que constituyen grandes aprendizajes.

Mini huerto:

Ver crecer lechugas y espinacas hasta en un organizador de zapatos

Clara Munita y María José Valdés, son arquitectas y hace 13 años son socias en Muva Arquitectos, oficina dedicada al paisajismo y construcción de jardines, entre otras actividades. Para ellas “la pandemia puede ser un buen momento para enseñarles a nuestros hijos a saber suplir las necesidades básicas del ser humano. El huerto te hace investigar, cultivar, cocinar, comer, sociabilizar con quienes se interesan en el tema, relacionarse con la naturaleza, disiminuir la generación de basuras…”, explican.
No es necesario tener un gran espacio para hacer una mini huerta. “Incluso sin balcón, podemos recurrir a la creatividad”, señalan. Y entregan sus consejos directamente a niños y adolescentes:

1. Lo primero es elegir el lugar, incluso cuando creemos que no lo hay.
Asegúrate de  tener un espacio de tu casa, bien iluminado donde llegue el sol directo, idealmente con orientación norte; puede ser en el jardín o hasta un pedazo de suelo en el living, o unas repisas en la cocina o un muro, al que le puedas colgar un organizador de zapatos viejo (ver foto 1).

2. Prefiere recipientes reutilizados para plantar. Botellas plásticas, idealmente de 5 lts. a mínimo 3 lts. Puedes armar con ellas una torre de botellas en cadena, encajadas una sobre otras, boca abajo con una ventana al centro y arriba del cuerpo que permita plantar especies que se adapten a poca profundidad de raíz (ver foto 2). Puedes reciclar muchísimas otras cosas, lo que se te ocurra, como tarros de pintura vacíos, bolsas de género,  cajones tomateros con bolsas de plástico adentro, sacos de escombros, ladrillos de adocreto, y lo que se te venga a la vista que no estés usando. Asegúrate de darle un buen drenaje, y que si lo usarás al interior de tu casa, te garantice un cuidado limpio.

3. Elije bien las especies. Por lo general lo que te ofrecen en la feria o en los viveros es lo que se da en la temporada. Ten en consideración que estamos con las estaciones corridas y que a pesar de que estamos entrando al invierno, es como si estuviésemos en otoño. Con 5 litros de recipiente puedes experimentar en este fin de otoño con: albahaca, escarola, puerros, perejil, cilantro y más. En 3 litros puedes cultivar:  lechugas, apio, espinacas, ciboullette, cebollas, zanahorias o lo que descubras que funciona en tus investigaciones.

4. El drenaje: Asegúrale a la planta que no se produzcan encharcamientos. Si tus recipientes son de gran volumen, puede poner gravillas y arena en el fondo, además de un agujero que escurra el agua por la base. En el caso de las botellas plásticas, puestas en cadena, las tapas van perforadas y drenan una botella  sobre la otra, haciendo eficiente el sistema de riego. Si quieres optimizar tu tiempo, también puedes experimentar y fabricar tu propios maceteros autorregantes, haciendo un doble fondo, por ejemplo poniendo un macetero con buen drenaje, sobre otro sellado, conectándolos con una pajita que permita al agua volver a subir por capilaridad.

5. Prepara las tierras. Puedes comprar tierras orgánicas o hacerte unas compostera dónde irás botando todos los residuos vegetales de tu casa, bolsas de té y hasta cáscaras de huevo, pero nada de carnes ni aceites ni nada que pueda infectar tu mezcla. Averigua bien cómo se hace un buen compost de interior y cómo se hace para no generar olores dentro de tu casa.  Si estás apurado con el resultado, busca videos de compostaje con licuadora que puedes obtener resultados hasta en un mes. Si puedes conseguir tierras,  natural o de hojas fina, mézclala bien con tu compost, mitad, mitad y estarás listo para sembrar tus semillas de los vegetales que comes en tu casa o trasplantar los brotes que consigas.

6. Trasplanta los brotes. Te recomendamos una vez que los brotes estén bien erguidos y se vean firmes y saludables, dividirlos en más recipientes. No te olvides de regarlos el día anterior para que el pan de tierra este compacto al momento de plantar, ojalá hacerlo en la mañana, sin sol directo. Cuando saques las  plantas de su recipiente, hazlo con cuidado, intenta que no se desarme la base de tierra para no tocar o manipular las raíces directamente y ponerla completa en el hoyo de plantación. Aprieta la tierra con las manos para que quede firme y las raíces entren en contacto  con ella.

7. Riega: Debes regar inmediatamente después de sembrar o plantar, luego mantener un riego constante, evitando mojar las hojas y ojalá en la mañana. Los primeros días necesitan mayor humedad, luego hay que cuidar que la tierra se mantenga húmeda por debajo de las raíces, debiera ser un riego cada 2 o 3 días dependiendo del tipo de sustrato y exposición de la huerta. Si las hojas se ven tristes o caídas lo más probable es que les falte agua, la planta tiene que verse siempre firme.

8. Tareas generales de mantención: Cuida que no les falte agua y recuerda que el material vegetal, compost o fertilizantes que agregues a tu huerta, las plantas lo van consumiendo por lo que cada cierto tiempo es recomendable ir incorporando compost y también mover la tierra para “airearla”, teniendo cuidado de no mover las raíces. Luego de un par de días trasplantados los brotes, debieran estar desarrollando hojas nuevas y empezará a crecer, eso es indicador que la planta ya se recuperó del trasplante y está feliz en su nuevo lugar.

Pan:

El secreto de las dobladitas

Sergio Bujes y Pamela Guajardo son panaderos y dueños de “El Uslero”, una panadería, cafetería y pastelería ubicada en Cahuil, pueblo ubicado en la VI Región. Todas las mañanas los clientes acuden en busca del pan recién salido del horno, siendo las “dobladitas” uno de sus productos estrellas. Acá entregan el secreto:

Dobladitas

Ingredientes 

  • 1 kilo de harina 
  • 10 grs de polvos Royal 
  • 200 grs de manteca 
  • 10 grs de azúcar 
  • 20 grs de sal 
  • 350 cc de agua 

Preparación 

Se pesan todos los ingredientes y se juntan, luego se amasa un poco para que la masa se ponga blanda. Una vez que la masa está lista se pone en la mesa y se empieza a estirar con un uslero, tratando de dejarla delgada, pero no mucho. Se cortan círculos de acuerdo al porte que prefieran y se hace un doblez por la mitad y luego un segundo doblez y se le pinchan las esquinas con un tenedor. Y está lista la dobladita. 

El horno debe de estar caliente a 250 grados y se hornean por 15 minutos.  Igual hay que ir viendo porque no todos los hornos son iguales.

Tips: Antes de meter las dobladas al horno, pueden ponerle huevo batido encima para que queden más doradas.  

Conservas

Salsas y mermeladas

“El mundo de las conservas es maravilloso e infinito, ya que es nos sirven para autoabastecernos y disponer de los alimentos sin necesidad de refrigerarlos.  Pero además pueden transmitir sabores hogareños, de modo que cuando alguien las pruebe, experimente una sensación de calidez, de regreso a lo casero y al hogar; a aquellos sabores de infancia cocinados por madres y abuelas, y se conecten con los más gratos recuerdos del pasado y las personas queridas”, señala Carola Almarza, bioquímica, profesora de biología y magíster en Gestión y Dirección Educativa, pero que ahora, con sus hijos ya de 20 y 16 años, está emprendiendo a través de  “Conservas de la Tita”, con una línea de salsas de tomates y una línea de aperitivos. Sus recetas se pueden ver en @carolaalmarza y @conservasdelatita

Sus consejos para niños y adolescentes son:

ANTES DE EMPEZAR

Esterilización de los frascos (el mismo día que se usarán)

Lava bien los frascos y tapas. Para esto llena una olla grande con agua y cuando el agua esté hirviendo, sumerge con cuidado los frascos de modo que queden llenos de agua y cubiertos por ella. Dejar hervir durante 5 a 7 minutos.

Con ayuda de una pinza saca los frascos del agua y dejarlos boca abajo sobre papel absorbente hasta su uso. Introduce las tapas y hazlas hervirlas durante 5 a 7 minutos. Sácalas con la pinza y déjalas sobre papel absorbente de modo que la cara interna quede en contacto con el papel (boca abajo).

RECETA DE SALSA DE TOMATES

Ingredientes

  • 4 kg de tomates, sin pelar y picados en trozos
  • 16 g de sal
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Una pizca de pimienta negra
  • Orégano seco o hojas de albahaca a gusto

Preparación

  1. En una olla poner los tomates junto a la sal, pimienta y orégano o albahaca. Machacar con la cuchara de palo, de modo que el tomate comience a botar el jugo.
  2. Encender el fuego y cocinar todo junto. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego al mínimo y cocinar por 2 a 3 horas o hasta que se reduzca a la mitad, revolviendo constantemente para que no se pegue.
  3. Procesar con mini pymer o licuar en una juguera, hasta que quede bien molido y con consistencia de salsa.
  4. Envasar la salsa caliente en frascos esterilizados. Limpiar bordes de la boca del frasco con una toalla de papel. Tapar y apretar bien. Dar vuelta los frascos y dejarlos así hasta que se enfríen y sellen.

Ver más en nuestra web:
Mermeladas para endulzar la cuarentena 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.