Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2021 - Edición 256

Gestionar una sana convivencia escolar, más que necesario

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Corregir los hábitos que dejó la pandemia

Por: Luz Edwards

Por consecuencia del Covid los tiempos de pantallas aumentaron en casi todos los hogares, lo cual provocó incomodidad en muchos padres. Pasada la crisis es buen momento de podar.

Un estudio realizado en Estados Unidos muestra que los padres tuvieron una enorme presión durante los meses críticos de la pandemia por Covid debido a la falta de apoyo en el cuidado de los hijos y las preocupaciones asociadas a la crisis, teletrabajo, incertidumbre, etc. Esto se relaciona con el aumento en las horas de pantallas de niños y adolescentes, pues series y juegos se convirtieron en un recurso de emergencia.

Los estudios muestran que también los adultos aumentaron sus horas de pantallas entre el computador para el trabajo, televisión y uso de redes sociales. Esta situación tal vez incrementó el malestar total, pues trajo culpa e incomodidad a los padres de familia, pero la mayoría de las personas realmente no veía otra alternativa posible.

Ahora que parece haber pasado la peor parte de la crisis sanitaria y ya se está volviendo a clases presenciales, puede ser un buen momento para recalibrar los hábitos asociados a las pantallas. Sin culpas ni cargo de conciencia; sino con compasión por lo vivido y la ilusión de que siempre se puede corregir.

Algunas estrategias:                                          

  • Partir por reflexionar acerca de para qué usamos los adultos las pantallas. Muchos padres estaban incómodos con su uso de la tecnología desde antes de la pandemia. Entonces, antes de pensar en poner pautas familiares, reflexionar y escoger qué usos de pantallas nos aportan bienestar y qué ejemplo queremos ser para los hijos en este ámbito.

  • Ser comprensivos con nosotros mismos. La perfección es un ideal inalcanzable cuando se trata de la crianza de los hijos en cualquier momento y, con mayor razón, durante tiempos críticos como lo ha sido la pandemia. Ser amables y compasivos con nosotros mismos, entendiendo por qué hicimos ciertas cosas durante los meses de estrés y confinamiento es una manera de sanar y encontrar nuevas pautas con optimismo en todo ámbito, incluidas las pantallas.
  •  
  • No existe una sola pauta de buen uso de pantallas; es un trabajo de cada familia encontrar un uso equilibrado. Tratar de imponer una regla externa suele no ser bien recibido, sobre todo si hay preadolescentes o adolescentes en la familia. Poner el foco en limitar las horas de pantalla tampoco es la mejor estrategia, según muestran las investigaciones. Conviene más poner énfasis en promover actividades interesantes y entretenidas que no impliquen pantalla y eso provocará, indirectamente, un menor uso de tecnología.

Referencia para crear un plan digital familiar:
https://empantallados.com/noticia/crea-tu-propio-plan-digital-familiar/

FUENTE:

https://greatergood.berkeley.edu/article/item/how_to_reset_your_familys_screen_time_after_the_pandemic

 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Deja un comentario

Últimos Materiales

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.