Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Abr 2020 - Edición 239

Recreos, un espacio de aprendizaje para tiempos de cambios

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

Conversemos de alcohol y drogas en la familia

Educar en Familia

Por: Hacer Familia

El 63% de los escolares de 8º básico a IV medio reportan un episodio de embriaguez al mes en Chile según cifras oficiales. Pero lo que muy pocas veces se reconoce es que el mundo adulto los ha rodeado de un entorno altamente alcoholizado y con presencia cercana de variedad de drogas.

Te invitamos a pensar en tus hijos. Reconocer si alguno de sus padres presentan consumo problemático de sustancias, sean éstas legales o ilegales, y a cambiar rápidamente la conducta para salvarlos de un mal que les puede costar gran parte de su vida.

Cómo y cuánto toman los niños jóvenes chilenos

  • Uno de cada cinco se inicia en el consumo del alcohol a los 12 años.
  • Dos de cada tres escolares ha tenido episodio de embriaguez el último mes, es decir, 35 de cada 100 se emborrachó.
  • En relación al género, se ha visto un aumento considerable en las prevalencias de consumo de alcohol en mujeres.
  • Los problemas asociados al alcohol entre los jóvenes también han aumentado: 7 veces más accidentes; 4 veces más dependencia. El alcohol tiene además alta prevalencia en suicidio juvenil: Chile es el país con más alta tasa de suicidio juvenil en el mundo después de Corea del Norte.

Fuente: Conace

 Los padres pueden ser un factor protector de sus hijos, pero también un factor de riesgo. ¿Qué eres tu?

Padres protectores:

  • Son amorosos y cercanos, tienen una buena comunicación con sus hijos, establecen una relación estrecha con ellos y dinámicas familiares libres de conflictos, ayudan a la creación de lazos positivos entre los miembros de la familia.
  • Se interesan por sus hijos, se preocupan de sus relaciones sociales en la escuela y de sus actividades escolares y también monitorean y supervisan actividades que tienen sus hijos fuera del colegio
  • Tienen una buena vinculación con sus hijos y eso permite que los niños internalicen normas parentales de comportamiento que los protegen de uso de sustancias
  • Están informados sobre el uso de sustancias y sus efectos, trasmiten a sus hijos claramente el daño que les provocan el abuso de sustancias disminuyen la probabilidad de que sus hijos consuman sustancias.

Padres riesgosos:

  • Muestran escaso compromiso con sus hijos, no saben de sus gustos, actividades y amistades.
  • Tienen escasa conexión con los hijos, sus intereses y actividades. Esto agrava el comportamiento agresivo de algunos niños y adolescentes e incluso pueden predecir el uso de sustancias en el futuro.
  • No tienen autoridad ni disciplina inadecuada. Esto quiere decir, inconsistente, poco clara, donde los niños no saben claramente cómo actuar, los castigos son desproporcionados e inconsistentes y, a veces, mucho más frecuentes que las situaciones de premio o elogio.
  • Son padres abusadores de sustancias. Los niños que están expuestos a padres que usan sustancias de abuso tienen un alto riesgo de convertirse en adictos
  • Aceptan el uso de sustancias en la familia. En las familias en que los padres utilizan drogas ilegales o son usuarios de alcohol o tabaco, o son tolerantes frente al consumo de sus hijos menores de edad, éstos son más susceptibles al uso de drogas.

Fuente:

GUÍA PARA PADRES: PREVENCIÓN DEL CONSUMO DE TABACO, ALCOHOL Y DROGAS ILEGALES, Fundación Hacer Familia

¿Qué ocurre cuando el adicto es el padre o la madre:

Se ha estudiado mucho la historia de dolor que vive una familia en que el padre o la madre tiene problemas de adicción. Es un historia en que se pasa por un “proceso” y donde todos los miembros asumen roles.

El proceso y sus etapas:
1. Negación: El cónyuge lo excusa ante el resto y supone que se trató de un episodio aislado.
2. Intentos por eliminar el problema: El cónyuge se da cuenta de que esa conducta no es normal y lo presiona para que no lo haga.
3. Desorganización y caos: El cónyuge no puede fingir más que todo está bien.
4. Reorganización: El cónyuge asume gradualmente gran parte de las responsabilidades.
5. Esfuerzos por escapar: El cónyuge evalúa la separación o el divorcio.
6. Ruptura o reorganización familiar luego de si hay o no tratamiento.

¿Quieres cuidar a tus hijos?                

  • Escucha a tus hijos.
  • Conversa con ellos mirándolos a los ojos
  • Se claro(a) y firme sobre el hecho que no deben usar drogas y alcohol
  • Ayuda a tu hijo a resistir las presiones de amigos a probar la droga
  • Conoce a los amigos y a los padres de los amigos de tus hijos
  • Supervisa a tus hijos y los lugares donde van
  • Supervisa sus actividades.
  • Mantén una comunicación abierta con ellos
  • Infórmate sobre los efectos de las drogas para poder transmitir información acuciosa
  • Participa y refuerza la participación de tus hijos (y la propia) en programas de prevención del uso de drogas y consumo de alcohol en sus colegios o municipios.

 

 

 

 

 

 

 

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.