Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2021 - Edición 256

Gestionar una sana convivencia escolar, más que necesario

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

7 claves para construir relaciones sólidas

Educar en Familia

Por: Ximena Greene

De acuerdo a un artículo publicado en la revista digital Greater Good de la Universidad de Berkeley en Estados Unidos, la crianza ha cambiado desde el siglo pasado y esos cambios han afectado las relaciones entre padres e hijos en la actualidad. Hoy los padres quieren y esperan tener una relación más estrecha con sus hijos, pero para ello hay que comenzar a trabajar desde que son muy pequeños.

La relación más importante para los niños y adolescentes es la que desarrollan con sus padres o cuidadores, como sus abuelos. A través de ellos aprenden sobre el mundo que los rodea, y a medida que crecen y cambian, buscan su apoyo para sentirse a salvo, seguros y queridos. Esa conexión es la base a partir de la cual construirán sus relaciones futuras.

No existe un manual ni un enfoque garantizado para lograr que esta relación sea correcta, y es probable que nunca superemos nuestras expectativas, pero aquí les dejamos siete consejos para construir una relación positiva.

1. Demuéstrales amor: Para un desarrollo emocional y neurobiólogico saludable, el contacto humano y el afecto son necesarios en todas las etapas de la vida. Es ideal que el contacto físico como los abrazos, tomarse de la mano o hacer cariño, suceda varias veces durante el día. Cada interacción es una oportunidad para conectarse con los hijos.

2. Establece límites: Los niños necesitan estructura y orientación a medida que crecen y aprenden sobre el mundo que los rodea. Habla con tus hijos sobre lo que esperan de ellos y asegúrense de que lo entiendan, sin embargo es necesrio que entender que empujar los límites es una conducta normal. Establece claramente qué está bien y qué no, y sé consistente entre los que dices y lo que haces.

3. Escucha y siente empatía: Toda conexión comienza con la escucha. Dale un tiempo a tus hijos para que expresen lo que sienten, y demuéstrale que lo entiendes y que estás ahí para ayudarlo en lo que necesite. Trata de ver las cosas desde la perspectiva de tu hijo, y mantén una actitud positiva frente a sus errores. Cuéntales que también fuiste joven y que más de alguna vez tomaste decisiones equivocadas. A final, los adolescentes solo quieren saber que alguien los comprende.

4. Jugar juntos: El juego es muy importante para el desarrollo de un niño, pero también de un adolescente. Cuando son pequeños es la herramienta a través de la cual desarrollan habilidades lingüísticas, expresan emociones, fomentan la creatividad y aprenden sobre habilidades sociales, pero a medida que crecen el juego comienza a tomar otras formas y significado, y es la forma con las que los padres pueden permanecer presentes por mientras atraviesan la adolescencia. No importa lo que juegues. La clave es simplemente disfrutar el uno del otro y comprometerse a darles toda su atención, sin distracciones, sin celulares, sin apuros.

5. Comunicarte es clave: Dedicar solo 10 minutos al día para hablar con tus hijos puede marcar una gran diferencia en el establecimiento de buenos hábitos de comunicación. Apaga la televisión, guarda los celulares y pasen un rato agradable juntos. Los niños y jóvenes necesitan saber que podemos hacernos un tiempo cada vez que ellos nos necesiten. Esto ayudará a que cuando tengan un problema se acerquen a los padres para buscar soluciones.

6. Crea rituales entre padres e hijos: Si tienes más de un hijo, trata de pasar tiempo individual con cada uno de ellos. El tiempo de calidad y a solas puede fortalecer el vínculo, su autoestima y hacerlos sentir especiales y valorados. El “ritual” no tiene por qué ser algo grandioso ni elaborado, a veces simplemente salir a dar una vuelta a solas, o ir a hacer un trámite con alguno de tus hijos crea espacios de intimidad que en la casa es más difícil que se den. En ellos te podrán contar cosas que en otros espacios no se atreven o no encuentran el momento.

7. Da el primer paso: Si por alguna razón tus hijos se han distanciado, no has logrado establecer vínculos fuertes y quieres revertir esta situación, da el primer paso. Acércate, trata de entender qué piensan, qué quieren, y por qué. Hazles preguntas, y busca un momento de conexión. Nunca niegues, rechaces o desestimes sus gustos u opiniones. Admite tus errores y busca espacios de reconciliación.

Fuente: Greater Good y Parenting Today’s Teens

¿Eres docente?

Comparte tu material de apoyo a la comunidad

Compartir →

¿Fue útil? Califica este material

¡Gracias, hemos recibido tu calificación!

Deja un comentario

Materiales Relacionados

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.