Encuenta el contenido que necesitas

Ingresa a tu cuenta grupoeducar

Oct 2020 - Edición 245

Educar en el cuidado del medio ambiente

Suscríbete a nuestra revista y podrás leer el contenido exclusivo online

Regístrate y accede a la revista

La relación entre la gratitud y la capacidad de disfrutar

La gratitud es mucho más que una norma de cortesía. Dos profesionales explican por qué es una herramienta emocional que nos conecta con las propias fortalezas, mejora la autoestima y desarrolla la habilidad de apreciar lo positivo que existe en la vida.

Por: María Ester Roblero
La relación entre la gratitud y la capacidad de disfrutar

Todos los adultos recordamos que más de una vez en nuestra infancia, cuando estábamos aburridos, poco conformes con lo que teníamos, o reclamábamos por la comida, nos decían: “No seas malagradecido”. Así, todos crecimos conociendo que existe una relación entre la gratitud y la capacidad de disfrutar y pasarlo bien. Sin embargo: ¿cómo explicar y trasmitir esta idea de manera asertiva a los hijos y alumnos sin que parezca un sermón?

Mónica López, Psicóloga clínica, del Instituto del Bienestar.

Lo que ha demostrado la ciencia

“Las investigaciones han demostrado que mientras más gratitud tenga una persona hacia su vida y lo que la rodea, más aceptación tendrá de sí misma; mejores serán su autoestima y sus relaciones con los demás; e incluso su generosidad aumentará, pudiendo sentir alegría en vez de envidia por la felicidad de otros”, señala la psicóloga y terapeuta familiar Mónica López.

Además, agrega, “se ha visto que las personas que practican la gratitud de forma activa tienen la ventaja de ver fortalecido su sistema inmunológico, siendo más resistentes a enfermedades. Tienden a ser más empáticas y menos individualistas; les gusta más el hecho de estar vivas, por lo que son más prudentes respecto a los riesgos”. Todo lo anterior confirma que “la gratitud es una de las bases de la felicidad; una fortaleza que puede entrenarse para aportar al bienestar emocional de las personas que la practican y con ello impactar positivamente en su calidad de vida”, explica esta profesional.

Gratitud: cómo transmitirla

Mónica López es enfática: “Primero con el ejemplo; si los niños crecen escuchando a sus familiares y educadores quejarse todo el tiempo de todo, refunfuñar frente a cada tarea que exige un esfuerzo, criticar o hablar mal de otros con facilidad, o los oyen con frases poco colaborativas, con gestos más competitivos o con rabia cuando alguien les gana o le va mejor, es posible que vayan formándose con esas lógicas también”. Luego, es clave que los padres revisen qué desean enseñar a sus hijos, cómo lo harán, y pensar si ellos en sus vidas tienen esas habilidades desarrolladas, pues de no ser así, es fundamental tomar conciencia y comprometerse con cambios positivos en su estilo de vida y en la forma que tienen de relacionarse.

Por último, recomienda, hay ciertos ejercicios que es bueno ir trabajando con los hijos, como por ejemplo: practicar el elogio; motivar a felicitar más a sus hermanos, amigos o compañeros de clase; hablar en la mesa sobre quién nos ha inspirado esta semana con alguna habilidad o buena acción que sentimos podríamos imitar; pensar cada día antes de dormir al menos una cosa por la que quisiéramos agradecer; escribir cartas de agradecimiento a personas que son significativas en nuestras vidas; o tener un frasco donde escribamos y depositemos en él todos los momentos lindos del año y a fin de año poder abrirlo y recordarlos con gratitud.

Claudia Baeza R., Licenciada en Arte UC, diplomada en Piscología Positiva UAI, arteterapeuta Fundación La Caracola.

El aporte de la gratitud en la adolescencia

Claudia Baeza, arteterapeuta y diplomada en Psicología Positiva, trabaja con niños y adolescentes enfermos de cáncer. Y en ese escenario complejo, la gratitud se transforma en una herramienta poderosa: “A pesar de la enfermedad, los niños son capaces de decir ‘agradezco a la enfermedad porque gracias a ella pude fortalecer el vínculo con mi mamá’, o ‘volví a ver a mi papá al que no veía hace mucho tiempo y recuperé la relación con él’, o ‘yo sabía que yo era valiente pero ahora lo comprobé’. Cuando la gratitud aparece en medio de las dinámicas con que trabajamos, logramos que los niños y los adolescentes se centren en las emociones positivas y no en las negativas. Eso no implica negar la pena ni el dolor, sino poner el foco en sus fortalezas y no en sus debilidades”.

Si en medio de la enfermedad y el dolor la gratitud logra aumentar el bienestar, con más razón puede sumar en el día a día de los adolescentes que atraviesan por esta etapa llena de inseguridades y aprendizajes: “Si uno a esa edad aprende a agradecer lo que tiene, también logra enfocarse en lo que puede hacer y no en lo que no puede, en sus fortalezas y no en sus debilidades. Eso es una enseñanza importante en la adolescencia porque permite analizar la propia forma de actuar, de vivir y tomar decisiones”, señala Claudia Baeza. Agrega que “el agradecimiento también hace posible mirar y valorar los propios logros; muy pocas veces uno celebra los logros personales, celebra más los ajenos o te enfocas en lo que no pudiste hacer. En la adolescencia, esto incide de forma muy positiva en la autoestima”.

Ideas para vivir la gratitud durante el tiempo libre en familia

Mónica López comparte dos de sus prácticas favoritas, que pueden ayudar a conectarse y desarrollar una mayor capacidad para apreciar lo positivo que existe en la vida:

Lentificar:
Cuando vamos apurados por la vida, pasamos de largo por su belleza. Carl Honoré, el creador del movimiento slow, en una de sus charlas disponibles en internet contaba que cuando su hija Ie pedía cuentos para dormir, él apuraba todo y Blancanieves conocía tres enanitos en vez de siete, hasta que se dio cuenta del importante momento que estaba perdiendo con su hija. Si lo pensamos, la comida es más sabrosa, la mirada de los hijos es más dulce y hasta el trabajo se disfruta más si lo hacemos con presencia plena, conectados a ello, en vez de estar en tres cosas al mismo tiempo corriendo.

Conectar con la naturaleza:
Reserva tiempo en familia para un picnic, para pasear por un parque, jardinear o simplemente caminar. Disfrutar juntos del sonido del mar, ver las estrellas, pasear por el bosque, oír las aves. Eso nos ayuda a tomar perspectiva, a darnos cuenta de que en realidad nuestra vida es muy cortita para hacerla tan complicada.


Leer más en www.grupoeducar.cl
Cómo educar en la gratitud
Educar en familia: El valor de la gratitud

Deja un comentario

Mantengamos la conversación, búscanos en twitter como @grupoEducar

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y profundicemos el debate.

Créate una cuenta en grupoeducar

Revisa nuestro contenido en todas las plataformas desde un teléfono hasta nuestra revista en papel.