Ingresar
Inicio / Actualidad / Noticias / Motivar y captar la atención de los alumnos
Publicado el 31/01/2017

Motivar y captar la atención de los alumnos

Dos destacados investigadores revelan por qué la atención se ha transformado en la estrella del aprendizaje y conocimiento de los alumnos. El investigador y científico estadounidense Michael Posner (MP), sicólogo y profesor emérito en la Universidad de Oregon, señaló: “La atención de los alumnos juega un rol clave y crucial dentro del  aprendizaje”.

Por Marcela Paz Muñoz Illanes

Desde hace años, la publicidad se ha transformado en el arte de captar la atención. Aquello ocurre también en la sala de clases. Para  el cerebro trabaja como un sistema no lineal, con una enorme capacidad de combinar percepciones y recuerdos para producir nuevos y variados conceptos. “Su funcionamiento, formando redes neuronales, le permite generar esta variedad de respuestas, incluso a los mismos estímulos. Y todo depende —revelan las últimas investigaciones— de la capacidad de los profesores de captar y motivar a sus alumnos por aprender”, dice Mauricio Valenzuela (MV), investigador de la Universidad de Playa Ancha y experto en neurociencia.

—¿Qué avances ha demostrado la ciencia respecto de cómo aprenden nuestros alumnos?

MV: Podemos responder a esta pregunta desde una mirada molecular y centrarnos en el mecanismo de potenciación a largo plazo (Long Term Potentiation; LTP, por su sigla en inglés), brillantemente descrito por Bliss y Lomo hacia el año 1973. Dicho mecanismo demostró que existen cambios en la comunicación neuronal que se pueden mantener en el tiempo; en otras palabras, mejorar la eficacia sináptica, es decir, la comunicación neuronal. En concreto, lograr que conceptos, imágenes y sonidos permanezcan en nuestras redes neuronales por intervalos prolongados de tiempo. Para producir ese cambio es necesario que los estímulos que se apliquen sean breves e intensos, como ráfagas de potenciales de acción. 

Si relacionamos eso con los estilos cognitivos que todos poseemos, podemos ir descubriendo las múltiples formas de abordar el aprendizaje y la enseñanza, haciendo que los estímulos tengan esas características y sean facilitadores de la actividad neuronal.

—¿Es posible, entonces, perturbar el proceso normal de aprendizaje?

MV: Al ser nuestro cerebro un sistema complejo no lineal, es imposible predecir la conducta que se va a generar por una entrada de señales en particular. Sin embargo, se ha podido establecer que déficits nutricionales y ambientales dificultan las capacidades de aprendizaje. Una sala recargada de estímulos visuales distrae al adolescente, o una sala con exceso de estudiantes. 

—¿Cuándo no se genera el aprendizaje?

MP: Una regla clara para los docentes es saber que los alumnos no pueden aprender cuando ellos no quieren. Esa es una regla que no debemos olvidar. 

—¿Es posible conectar la neurociencia con la educación?

MV: Un aspecto que ha tomado relevancia en los últimos años ha sido la importancia que tiene para el funcionamiento del sistema nervioso el contar con períodos de ocio, que no deben ser entendidos como los períodos en los que se realizan otras actividades, como ver televisión o jugar, sino que se refiere al tiempo de reflexión, instancia en la cual los conceptos entregados durante el tiempo de clases, pueden ser decantados, asumidos y comprendidos por parte del alumno. 

MP: Obviamente. A través de los años hemos llegado a la conclusión de que la lectura y la motivación activa dentro de la sala de clases, como también la revisión de los apuntes por parte de los propios alumnos, y la relación de los aprendizajes pasados con los nuevos, son herramientas que permiten generar un aprendizaje significativo. 

—Desde el punto de vista científico,  la atención ha cobrado un rol esencial en el aprendizaje. ¿Por qué?

 —MV: La atención es uno de los mecanismos cerebrales que mayor interés ha acaparado en los últimos años, basta con señalar que la atención nos permite seleccionar, de la creciente información sensorial, aquellos estímulos que van a dirigir nuestros procesos mentales. Inevitable es recordar a nuestros alumnos que miran una exposición oral y su mirada recorre la pantalla buscando “pistas” o “claves visuales”. 

En ese proceso de atención va implícito un estado de actividad basal necesario para procesar cualquier tipo de información que se reciba y sobre esa actividad basal el alumno orienta su atención en diferentes direcciones. Este último proceso es muy influenciado por los estados motivacionales que el alumno tenga ante la clase. En ese sentido, es importante que el docente utilice diversas formas de presentación de los contenidos, como juegos, videos, actividades motoras (¡el sistema de memoria más estable!). Los cambios en el tono de voz y el movimiento del profesor por el aula, también ayudan a mantener la atención y a captar el interés de los estudiantes.

MP: La atención es clave. Nos permite guardar y mantener conocimientos almacenados en nuestro cerebro, una función imprescindible para generar nuevos conocimientos. La atención se entrena mientras los alumnos son pequeños, pero también  durante la adultez. 

Volver

Destacados

TIC y Educación

¿Es partidario de usar los celulares en la sala de clases?

Ingresa a nuestra comunidad en Facebook y comparte con nosotros.

Newsletter

San Crescente 452, Las Condes, Santiago de Chile. Teléfono: (562) 224 631 11 - (562) 224 632 22.
E-mail: contacto @grupoeducar.cl